S5 Box

Login

Registro

*
*
*
*
*
*

Fields marked with an asterisk (*) are required.

Artículos

Recomendaciones

INTRODUCCIÓN

Diferentes organismos internacionales (Organización Mundial de la Salud, American CancerSociety y la ACSM-sociedad americana de médicos del deporte) han emitido recomendaciones específicas con respecto al ejercicio que deben realizar las personas que han tenido cáncer. Esas recomendaciones son superponibles a las que existen para la población general:

1)      SE DEBEN REALIZAR AL MENOS 150 MINUTOS A LA SEMANA DE ACTIVIDAD MODERADA

2)      SE PUEDE SUSTITUIR LA RECOMENDACIÓN ANTERIOR POR LA REALIZACIÓN DE AL MENOS 75 MINUTOS A LA SEMANA DE ACTIVIDAD VIGOROSA

3)      EL PROGRAMA DE EJERCICIO DEBE INTEGRAR EJERCICIO DE RESISTENCIA, DE FUERZA Y DE FLEXIBILIDAD

4)      SE DEBE EVITAR EL SEDENTARISMO EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE

Todas ellas insisten en que se debe evitar al máximo la inactividad y volver a las actividades cotidianas tan pronto como sea posible tras la cirugía y durante los tratamientos complementarios. En general, hay que tener en cuenta que cuanto más ejercicio se realice, mejor. Y cuanto más se reduzca el sedentarismo, también mejor. Y probablemente, es beneficioso que el ejercicio sea de una cierta intensidad. A continuación, justificaremos las razones que conducen a estas recomendaciones.

No se debe olvidar que el ejercicio es una de las pocas actitudes que una persona que ha tenido cáncer puede modificar en sus hábitos y que mayores beneficios le puede proporcionar, incluyendo la posibilidad de que aumente sus posibilidades de curación.

 

Déjese aconsejar por profesionales. Consulte con su oncólogo si tiene intención de comenzar un programa de ejercicio. Si puede, haga ejercicio bajo control de un profesional.

Recuerde que la meta que se proponga a corto plazo, debe tener relación con sus conductas actuales. Si no hace nada de ejercicio, tal vez no pueda seguir las recomendaciones de forma inmediata.

Si usted tiene un cáncer de pulmón, un mieloma múltiple o un cáncer de cabeza y cuello (por ejemplo faringe, laringe etc), es especialmente recomendable que consulte con su oncólogo u otro médico antes de empezar una rutina de ejercicio.

Si usted ha tenido un cáncer de mama y ha recibido tratamiento con antraciclinas y/o trastuzumab, consulte con su oncólogo antes de empezar una rutina de ejercicio.

Sea especialmente cauto si le han dicho que tiene anemia. Su médico le puede informar del grado de anemia y si hacer ejercicio tiene riesgo para usted.

 

JUSTIFICACIÓN

¿POR QUÉ ES BENEFICIOSO HACER EJERCICIO PARA CUALQUIER PERSONA?

Se sabe que las personas que practican ejercicio en su tiempo libre viven más. Eso es en parte debido a un menor riesgo de padecer procesos cardiovasculares  (del tipo de infartos de corazón) o cerebrovasculares (trombosis, embolias o hemorragias cerebrales). Pero también disminuye la mortalidad por otras causas. Además, disminuye el riesgo de osteoporosis, de hipertensión arterial y de depresión. Los efectos en diabéticos son especialmente beneficiosos y ampliamente demostrados. Puede llegarse a evitar que haya que iniciar tratamiento médico para la diabetes.

Lo que quizás no es tan popular es que la práctica de ejercicio de forma regular DISMINUYE EL RIESGO DE PADECER CÁNCER DE COLON. Y probablemente disminuya también el riesgo de padecer cáncer de mama y endometrio.

PERO… ¿ES TAN BENEFICIOSO?

Sí. Un artículo muy reciente ha cuantificado que las personas que hacen 150 minutos a la semana de actividad moderada (o 75 min de actividad vigorosa) y mantienen un peso normal viven 7 años más que las personas que son inactivas y obesas. Sin embargo, hay que insistir en que el beneficio que produce el ejercicio no lo hace a través del peso. También los obesos que hacen ejercicio viven 3 años y medio más que los que no lo hacen.

¿Y NO TIENE NINGÚN RIESGO?

No podemos decir que hacer ejercicio no tenga ningún riesgo. Algunos tipos de ejercicio tienen riesgo de producir lesiones osteomusculares. Y otros, especialmente los de alta intensidad, podrían tener efectos indeseados como eventos cardiovasculares. Pero este tipo de eventos son muy poco frecuentes y si tenemos en cuenta el balance riesgo-beneficio, éste apoya claramente el beneficio.

ENTONCES, SI CUMPLO LAS RECOMENDACIONES… EL RESTO DEL TIEMPO ¡A DESCANSAR!

Realmente se sabe que no sólo es beneficioso el ejercicio sino la ausencia de sedentarismo. El tiempo que no dediquemos a hacer ejercicio, deberíamos evitar que fuera un tiempo que pasamos sentados. Y aún en ese caso, hay que recordar que es beneficioso romper el sedentarismo por ejemplo, levantándose para ir a beber agua o a coger el teléfono. Es mejor hablar por teléfono paseando y sino de pie.

SE HA DEMOSTRADO QUE DISMINUIR EL SEDENTARISMO DISMINUYE EL RIESGO DE MUERTE EN LAS PERSONAS DIAGNOSTICADAS DE CÁNCER DE COLON.

¿CÓMO PUEDO NOTAR EL EFECTO DEL EJERCICIO?

Hay dos exámenes fundamentales que cuantifican el bienestar físico de una persona y que mejoran con el ejercicio. Uno de ellos es el examen de la “condición cardiorrespiratoria”,  que mide la respuesta del cuerpo de una persona a un esfuerzo normalmente aeróbico (como caminar deprisa). Imaginemos que pedimos a diferentes personas que caminen deprisa durante diez minutos, por ejemplo. Algunas personas lo harán sin cansarse, mientras otras, no serán capaces de realizar esa prueba. Es fácil entender que el estado cardio-respiratorio de esas personas es diferente. 

Eso se puede medir. La medida se llama “Consumo Máximo de Oxígeno”. Podemos generarla a través de una prueba de esfuerzo (que se hace en centros especializados y es cara). Pero también se puede estimar a través de exámenes físicos sencillos que nos dan una aproximación. Cuanto mayor es el consumo máximo de oxígeno, mejor es la capacidad de una persona para hacer una vida más activa. Pero, lo que es más importante, es un indicador de supervivencia.

Pues bien. El “Consumo Máximo de Oxígeno” mejora con el ejercicio. Y mejora aún más con el ejercicio más intenso. 

Otro examen fundamental es el de la fuerza de las extremidades superiores e inferiores. Tener más fuerza muscular, nos permite subir escaleras, cargar peso, etc. En definitiva, nos capacita para una vida activa.

 ¿QUÉ PASA CON LAS PERSONAS QUE HAN TENIDO EN ALGÚN MOMENTO DE SU VIDA  UN DIAGNÓSTICO DE CÁNCER? ¿ES IMPORTANTE EL EJERCICIO?

Aún más importante. Vamos a explicar por qué.

¿PUEDO HACER EJERCICIO DURANTE EL TRATAMIENTO?

¡Claro! Y cuanto más ejercicio, mejor. Pero es probable, que no pueda hacer tanto, como hacía antes de empezar el tratamiento. No se preocupe. Haga lo que pueda. Intente al menos seguir las recomendaciones que hemos mencionado antes. Algunos estudios han demostrado que hacer ejercicio disminuye los efectos secundarios del tratamiento e incluso ayuda a finalizar el mismo. Y, desde luego,  ayuda a mejorar el bienestar emocional.

Es normal que durante los tratamientos se deteriore esa condición cardiorrespiratoria de la que hablábamos antes. Pero se ha demostrado que si se mantienen hábitos que incluyan el ejercicio, se deteriora menos.

EL PROBLEMA ES QUE ESTOY MUY CANSADO…

La fatiga, es uno de los principales síntomas de las personas diagnosticadas de cáncer. Tanto durante el tratamiento, como después. Pero curiosamente, el ejercicio, es de las pocas actitudes (o tratamientos) que consiguen mejorar ese cansancio.

HE ACABADO MI TRATAMIENTO CON QUIMIOTERAPIA Y/O RADIOTERAPIA. ¿POR QUÉ DEBERÍA HACER EJERCICIO?

Se sabe, que las personas que han recibido tratamiento para un cáncer, tienen más riesgo que el resto de la población de sufrir enfermedades cardiovasculares y segundos tumores. Ahora, es el momento de recordar que el ejercicio disminuye tanto unos como otros…

También se sospecha que las personas que han tenido cáncer hacen menos ejercicio que el resto de la población (aunque esto no se ha comprobado en España, donde el único estudio que se ha realizado, ha demostrado que la mayor parte de las personas con antecedentes de cáncer cumplen esas recomendaciones mencionadas y hacen el mismo ejercicio que la población sin cáncer).

Sin embargo, lo que parece demostrado, es que las personas que han pasado por un diagnóstico y tratamiento para el cáncer tienen un peor estado cardiorrespiratorio que la gente de su edad. Aproximadamente un 30% peor. Y está claro, que la forma de mejorarlo es a través del ejercicio. Y se ha demostrado, que se puede.

Por otra parte, es relativamente frecuente la ganancia de peso tras los tratamientos. Aunque para mantener peso, hay que hacer un ejercicio más intenso y prolongado que el que se recomienda aquí como básico (150 minutos de actividad moderada a la semana), al menos con esto, evitará una ganancia de peso mayor. Y asegurará su bienestar.

APENAS ME HE MOVIDO EN LOS ÚLTIMOS MESES Y NO ME SIENTO CAPAZ DE CAMINAR 30 MINUTOS AL DÍA

Lógico. No se preocupe. Tendrá que ir poco a poco. Pero intente hacer algún tipo de actividad (aunque sea de baja intensidad) tres veces por semana. Si es posible mantenga esa actividad (aunque precise descansos) durante veinte minutos. Si además es capaz de hacer alguna sesión extra de diez minutos, mucho mejor.

Y QUÉ EJERCICIO DEBO HACER

El que le resulte más divertido y pueda mantener a largo plazo. Caminar suele ser uno de los favoritos. Pero para los más mayores, la bicicleta estática es una buena alternativa.

¿CÓMO SÉ SI HAGO EJERCICIO MODERADO O VIGOROSO?

Hay una prueba sencilla y bastante fiable. El ejercicio moderado es aquel que nos permite mantener una conversación. El vigoroso es el que no nos permite hablar al mismo tiempo.

EL EJERCICIO ¿NO PROVOCARÁ QUE CÉLULAS TUMORALES DORMIDAS SE DESPIERTEN?

NO. No sólo eso, sino que hay varios estudios (de gran rigor científico) que demuestran que las personas con antecedentes de haber tenido cáncer de mama o de colon que practican ejercicio tienen menor riesgo de recaída de sus tumores o más probabilidades de curarse.

Es cierto, que no conocemos los mecanismos por los que se podría producir este efecto. Parece que factores hormonales, inflamatorios o factores que intervienen en mecanismos de oxidación podrían intervenir en este efecto beneficioso. Pero seguimos investigando.

¿QUÉ PRECAUCIONES DEBO TOMAR?

Si le han dicho que tiene metástasis óseas, no haga ejercicios violentos –ejercicios de impacto-. Pero eso no quiere decir que no pueda caminar. Debe hacerlo.

Si le han dicho que tiene metástasis cerebrales, no haga ejercicios muy intensos.

Si tiene muchos síntomas (náuseas, dolor o fatiga), es conveniente que espere a que esos síntomas, cedan. Si tiene fiebre, debe evitar el ejercicio.

Si tiene sensación de falta de aire con poco ejercicio, no debe esforzarse.

No utilice la bicicleta si le han operado recientemente del recto o de la próstata.

Si le han dicho que tiene neuropatía, realice deportes como tai-chi o yoga y evite la cinta de correr, porque puede sufrir caídas.

Si se ha sometido a un trasplante no debería utilizar piscinas públicas.

Si es usted portador de una nefrostomía, no debería utilizar piscinas públicas.

Si le han dicho que está neutropénico (“defensas bajas”) no debería utilizar piscinas públicas.

VALE, ME HE CONVENCIDO. VOY A HACERLO. ¿ALGÚN CONSEJO QUE ME AYUDE A MANTENER ESTE PROPÓSITO?

Hay un truco que ayuda a mantenerse firme y es utilizar instrumentos de medida. Por ejemplo, los podómetros. Se dice que para tener un estilo de vida sano hay que dar 10000 pasos al día. Si uno, se mide, es probable que eso suponga un estímulo. También es útil el uso de pulsómetros, que nos permiten saber si hacemos ejercicio en la frecuencia cardíaca que nos corresponde.

Actualmente, los smartphones disponen de aplicaciones que permiten memorizar el ejercicio realizado. Así podremos saber si nos adaptamos a las recomendaciones (Aplicaciones como Breeze, runstatic, runkeeper, etc).

UNA RAZÓN PARA CADA PRETEXTO

¿CUÁL ES SU DISCULPA?

No tengo tiempo

Parece que 10 minutos al día ya proporcionan beneficios de salud… Algo, siempre es mejor que nada

Otra opción es hacer ejercicio mientras se ve la TV

La verdad, es que no estoy motivado…

¿Por qué no queda con un amigo?

Piense que bailar o jugar con los niños son formas divertidas de hacer ejercicio

Me gustaría, pero siempre estoy cansado

Siempre hay un momento del día o un día de la semana en que uno tiene más energía: haz ejercicio en ese momento

Y recuerde… hacer ejercicio le dará más energía

No soy una persona deportiva

No es necesario que haga “deporte”: caminar, es suficientemente beneficioso para su salud

Acostúmbrese a hacer alguna actividad diariamente: puede ser pasear el perro o hacer alguna labor doméstica (recuerde: siempre durante al menos 10 minutos)

Es imposible. Tengo demasiadas obligaciones familiares

Vuelva a leer los beneficios que proporciona el ejercicio. Establezca sus prioridades. Dedicar un poquito de tiempo al ejercicio es esencial para su salud. Además le permitirá cumplir mejor con esas obligaciones…

Su pareja, familia y amigos le ayudarán a cuidar a los niños en esos momentos que decida dedicar al ejercicio

Y sino, al menos, intente mantener alguna actividad mientras cuida de los niños

Tengo limitaciones físicas que me impiden hacer ejercicio

¿Seguro? ¿Todos los ejercicios?

Recuerde que:

Simplemente caminar tiene muchos beneficios para su salud

Hacer ejercicio en el agua limita la presión en las articulaciones

Hay ejercicios que se pueden hacer con una parte del cuerpo.

Consulte con  un experto.

No me siento apoyado

Explíqueles a su familia y amigos por qué tiene interés en hacer ejercicio. Invíteles a que le acompañen…

Mire a su alrededor. Seguro que encuentra algún club o grupo local que promueve el ejercicio dónde puede ponerse en contacto con gente

No puedo permitirme un gimnasio

Hay muchísimas actividades que no cuestan nada (especialmente, caminar)

En cualquier caso, los polideportivos municipales son especialmente baratos y cuentan con personal muy cualificado

Y DESDE LUEGO… ¡¡EN EL HOSPITAL LE AYUDAREMOS!!

 

EJERCICIO DE RESISTENCIA O AERÓBICO

-          Pasear

-          Bicicleta tanto estática como de paseo

-          Esquiar

-          Remar

-          Jugar partido de fútbol, baloncesto, balonmano, tenis, frontón, padel, etc

-          Danza, bailes de salón,

-          Etc

BAJA INTENSIDAD

Puede desarrollarlo, mientras hace algunas tareas o se dedica a algún hobby (por ejemplo, llevar las bolsas del supermercado, segar hierba, cuidar las plantas de un jardín)

Debe realizarlo 5-7 días por semana

MODERADA INTENSIDAD

Caminar a un ritmo de 4-6 km/hora, nadar o montar en bicicleta

Debe realizarlo 3-5 días por semana

Para realizar este tipo de actividad, debería haber entrenado a menor ritmo previamente o estar habituado.

INTENSIDAD VIGOROSA

Correr a > 8 km/h, natación vigorosa, ciclismo vigoroso

Debe realizarlo 2-3 días por semana no consecutivos

Para realizar este tipo de actividad, debería haber entrenado a menor ritmo previamente o estar habituado.

EJERCICIOS DE FUERZA

Una o dos series (8-12 repeticiones cada una)  de 8-10 grandes grupos musculares a intensidad moderada

Debe realizarlo 2-3 días por semana no consecutivos

Debe realizar previamente un calentamiento y al acabar un enfriamiento

EJERCICIOS DE FLEXIBILIDAD Y ESTIRAMIENTO

Cada estiramiento durante 20-30 segundos. Realiza cada estiramiento, al menos dos veces

 RECUERDE ALGUNOS CONSEJOS PRÁCTICOS:

 

Vaya caminando siempre que pueda (¡el tiempo que ahorra con el coche lo pierde en salud!, no merece la pena)

Por ejemplo, vaya a la compra siempre andando

Si no camina utilice el transporte público. No se imagina el ejercicio que se hace en las estaciones de metro… Y si va sentado, deje su asiento a otra persona que lo necesite.

Si tiene coche: lávelo usted mismo (mejor que utilizar el túnel de lavado)

Si necesita ir en coche, apárquelo algo lejos de su destino para caminar un rato

Suba las escaleras en lugar de coger el ascensor. Subir las escaleras ¡es un ejercicio excelente!

Si su trabajo es muy sedentario, levántese de vez en cuando: a por agua, para ir al servicio, para hablar por teléfono… Levántese si alguien le visita. Y recuerde NO PERMANEZCA MÁS DE 30 MINUTOS SENTADO

En casa, haga tareas domésticas mientras ve la televisión.

Si es usted diabético, debe combinar ejercicios de resistencia y de fuerza (aún con más razón)

Si padece dolores de espalda, el yoga es un ejercicio ideal

Si padece Parkinson, el Tai Chi, podría ser su ejercicio ideal

Si le han dicho que tiene osteoporosis y que debe hacer ejercicio, sepa que la natación y el ciclismo no aumentan la densidad ósea.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

Rock CL, Doyle C Demark-Wahnefried W, Meyerhard J, Courneya KS, Schwartz AL et al. Nutrition and physical activity guidelines for cancer survivors. CA Cancer J Clin 2012; 62: 242-74

Schmitz KH, Courneya KS, Matthews C, Demark-Wahnefried W, Galvao DA, Pinto BM et al. American College of Sports Medicine roundtable on exercise guideline for cancer survivors. Med Sci Sports Exerc 2010; 42: 1409-26

World Health Organization.Global strategy on diet, physical activity and health. Available at: http://www.who.int/dietphysicalactivity

 

 

Ejercicios de fuerza y flexibilidad

 

FUERZA

Descripción del ejercicio


  

Musculatura principal: Tríceps sural.

Ejecución: De pie, con las manos apoyadas en una pared nos pondremos de puntillas sin perder la posición erguida de la espalda.

 

 

 

   

Musculatura principal: Isquiotibiales.

Ejecución 1: Partiendo de la posición de tumbados con rodillas flexionadas, levantamos la cadera hasta que todo el tronco y las piernas queden alineados. Los talones deben buscar ejercer fuerza hacia el suelo y hacia atrás.

Ejecución 2: Desde una posición de sentados colocamos los talones de los pies en las patas de la silla y ejercemos fuerza hacia atrás.

 

Musculatura principal: Cuádriceps

Ejecución: Partiendo de la posición de sentados, nos levantamos de la silla manteniendo la espalda recta. Las rodillas no deben sobrepasar la punta de los pies.

 

Musculatura principal: Musculatura abdominal.

Ejecución: De pie, utilizando el palo de una escoba por ejemplo, se realizarán rotaciones de tronco, siempre manteniéndolo sin curvaturas en la zona lumbar. Los pies se mantendrán en la misma posición que la de partida.

 

 

 

 

 

 

Musculatura principal: Musculatura zona posterior.

Ejecución: En cuadrupedia, partimos de una posición en la que la espalda está recta, llevar el ombligo hacia el suelo arqueando la columna y levantando la cabeza. Tras esto alejar el ombligo del suelo, llevando la barbilla al pecho y arqueando la columna.

 Musculatura principal: Pectoral.

Ejecución: De pie, con las manos apoyadas en la pared un poco más separadas que la anchura de los hombros. Acercaremos el tronco, manteniendo la espalda y las piernas en bloque durante todo el movimiento. Los codos se mantendrán alejados del cuerpo. 

 

Musculatura principal: Tríceps.

Ejecución: De pie, con las manos apoyadas en la pared y pegadas entre sí, acercamos el tronco hacia la misma, manteniendo todo el cuerpo en bloque. Los codos irán a contactar con la pared.

 

 

 
      

Musculatura principal: Bíceps.

Ejecución: De pie, utilizando un peso externo (botellas de agua, paquetes de azúcar, mancuernas…) que no suponga mucha intensidad, flexionaremos los codos, manteniendo los mismos en la misma posición que la de partida, sólo moviendo las manos hacia arriba.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FLEXIBILIDAD

Descripción del ejercicio (nunca dolor, solo notar tensión)

 

Musculatura principal: Tríceps sural.

Ejecución: De pie, apoyamos la punta del pie en una pared y dejamos caer el peso del cuerpo hacia la misma.  Se realizará con ambos pies.

 

 

Musculatura principal: Isquiotibial.

Ejecución: De pie, bajamos hacia el suelo, manteniendo la espalda recta en todo momento hasta llegar al máximo punto de tensión. Mantener la posición abajo y subir también manteniendo la espalda recta. Evitar rebotes.

 

 

Musculatura principal: Cuádriceps.

 

Ejecución: De pie, cogeremos una pierna con la mano, flexionando la rodilla de la misma. Podemos ayudarnos para no perder el equilibrio de una pared, una silla o cualquier objeto que sirva para sujetarnos con la otra mano. Se realizará con ambas piernas.

 

  

Musculatura principal: Zona posterior del tronco.

Ejecución: De pie, bajaremos el tronco hasta que las manos contacten con la pared. Siempre mantenemos la zona de la espalda recta.

 

 

Musculatura principal: Pectoral.

Ejecución: De pie, colocaremos un brazo en la pared y giraremos el tronco hacia el lado contrario. Siempre manteniendo el tronco recto. Se realizará con ambos brazos.

 


 

Musculatura principal: Cuello.

Ejecución: De pie, colocamos un pie adelantado. La mano del mismo lado coge la cabeza mientras con la mirada buscamos la punta del pie adelantado. Dejamos caer el peso de la mano sobre la cabeza. Se realizará por ambos lados.  

 

 

 

Musculatura principal: Tríceps.

Ejecución: De pie, pasaremos un brazo por detrás de la cabeza, flexionando el codo y ayudándonos  del otro lado para mantener la tensión. El tronco debe estar en todo momento recto. Se realizará con ambos brazos.

 

 

 


 


 

Musculatura principal: Antebrazo.

Ejecución 1: De pie, extendemos un brazo mientras con la ayuda del otro cogemos los dedos por la parte de la palma. La palma de la mano se dirige hacia fuera, no hacia nosotros. Se realizará con ambos brazos.

 

 

 

 

 

 

 

Ejecución 2: De pie, extendemos un brazo mientras con la ayuda del otro cogemos los dedos por la parte del dorso de la mano. La palma de la mano se dirige hacia nosotros. Se realizará con ambos brazos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJA DE ACOGIDA AL PACIENTE

Estimado paciente:

 

De parte de todo nuestro el Servicio de Oncología médica quiero saludarle y explicarle que nuestro equipo trabaja con la esperanza de mejorar su situación, vencer en la medida de lo posible a su enfermedad y proporcionarle el mayor apoyo tanto a usted como a su familia.

La visión del Servicio de Oncología es conseguir los mejores resultados de salud y competir por ser referencia en su especialidad tanto a nivel de la Comunidad de Madrid, Nacional e Internacional, implicando a todo el equipo en una organización excelente, eficiente y flexible

Nuestra misión  es contribuir a mejorar el estado de salud de nuestros pacientes con los máximos niveles de calidad, utilizando fórmulas de gestión enfocadas a la eficiencia y prestigiando con todo ello al sector público al que pertenece.

Para ello, todo el equipo tenemos unos valores compartidos que nos guían en nuestra acción, donde el paciente es nuestra razón de ser.  Intentamos trabajar con profesionalidad y competencia. Manteniendo un esfuerzo continuo por la excelencia profesional, con un compromiso con la docencia y la investigación. Intentamos aplicar criterios de flexibilidad e innovación, y con ello, adaptándonos a las necesidades de nuestros pacientes, a cambios demográficos y sociales y mejorando en lo posible los procesos y servicios.

Atentamente,

Mariano Provencio, MD, PhD.
Jefe de Servicio de Oncología Médica
Profesor Titular de Oncología de la Universidad Autónoma de Madrid

 

atencionpaciente  Descargue aquí la Hoja de atención al paciente de oncología

UBICACIÓN DE CONSULTAS Y HOSPITAL DE DÍA


Hospital de Puerta de Hierro-Majadahonda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hospital Universitario Puerta de Hierro - Majadahonda
Calle Manuel de Falla 1
28222 - Majadahonda

Mapa de ubicación

Teléfono: 91 191 60 00
Citas: 91 191 65 65 / 91 191 72 99

 

prakingLos pacientes con tratamiento intravenoso tienen un 50% de reducción en la tarifa del parking presentando el ticket en el hospital de día.

 

Acceso a la zona de consultas

 

 

Consultas: accesos por el área norte y el área sur del edificio de Consultas. La consulta del Servicio de oncología se encuentra en la segunda planta.

 

Urgencias: calle Manuel de Falla (área norte del edificio)

 

Admisión y Hospitalización: accesos por área norte (edificio de consultas) y área sur (por edificio de Consultas)

 

 accesos

 

Medios de transporte

 

El hospital está conectado con los principales núcleos de población mediante la prolongación de las líneas existentes y la creación de otras nuevas:

Pozuelo de Alarcón: línea circular
650A - Hospital-Majadahonda-Pozuelo-Hospital
650B - Hospital-Pozuelo-Majadahonda-Hospital
Collado Villalba:
685 - Majadahonda (Hospital)-Las Rozas- Guadarrama-Navacerrada.
Villanueva de la Cañada y Villanueva del Pardillo:
626 - Las Rozas-Majadahonda-Villanueva de la cañada

Las Rozas:

685 - Majadahonda (Hospital)-Las Rozas-Guadarrama-Navacerrada
626 - Las Rozas-Majadahonda-Villanueva de la Cañada
San Lorenzo del Escorial:
667 - Majadahonda (Hospital)-San Lorenzo de El Escorial (por Galapagar)
Boadilla del Monte:
567 - Villaviciosa de Odón-Majadahonda
Las Matas
620 - Las Matas-Hospital Puerta de Hierro

Colmenarejo
633 - Majadahonda (hospital) - Colmenarejo

Brunete
580 - Majadahonda (hospital) - Brunete

Otros municipios del área estarán conectados igualmente con el hospital mediante un trasbordo de las diferentes líneas.

Líneas interurbanas con terminal en Madrid-Moncloa:
653 - Madrid (Moncloa)-Majadahonda (Hospital) por FFCC
655 - Madrid (Moncloa)-Majadahonda (Hospital)

 

Asimismo, desde todos aquellos municipios que disponen de servicio ferroviario, existe la posibilidad de realizar un trasbordo en la Estación de Majadahonda al servicio urbano:

1 - Circular (Hospital-Estación FFCC)
2 - Circular (Hospital-Estación FFCC)

DOLOR ONCOLÓGICO

El dolor se define como aquella experiencia sensitiva y emocional que se asocia a una lesión real o potencial de los tejidos. Dicha experiencia es siempre "subjetiva".
El cáncer, como ocurre con otras enfermedades, puede producir a lo largo de su evolución dolor. El dolor es uno de los síntomas más temidos por las personas afectadas por cáncer, por lo que el adecuado control de este síntoma en caso de su aparición, cobra especial importancia.
La etiología del dolor en los pacientes con cáncer es variable
a) Dolor por crecimiento e infiltración del tumor: es la causa más frecuente de dolor en los pacientes con cáncer. Las características del dolor van a depender del tipo de estructuras que se infiltran (huesos, vísceras o nervios)

b) Dolor asociado al tratamiento del cáncer: Dolor postquimioterapia,
postradioterapia, postoperatorio, tras pleurodesis, asociado a procedimientos diagnósticos...

c) Dolor asociado al debilitamiento general del paciente.

d) Dolor concomitante no canceroso. Un paciente con diagnóstico de cáncer puede padecer dolor por otra causa no asociada con su enfermedad oncológica.

• Además, el dolor oncológico también se puede clasificar según su duración, patogenia, localización, curso e intensidad

a) Según duración:
-El dolor agudo es la sensación dolorosa limitada en el tiempo (ejemplo, fractura de un hueso)
-El dolor crónico es el dolor típico del paciente con cáncer. Se define como aquel que dura más de 3 meses. Es frecuente que este tipo de dolor cause alteraciones psicológicas en los pacientes (depresión y otras alteraciones del estado de ánimo)

b) Según su patogenia:
-El dolor neuropático es aquel producido por afectación del sistema nervioso central o por lesión de las vías nerviosas periféricas. El paciente lo describe como un dolor con sensación de calor o quemadura (urente), punzante, "como una descarga eléctrica", hormigueos..
-El dolor nociceptivo es el más frecuente y se divide a su vez en somático y visceral.
-El dolor psicógeno es el producido por alteraciones psicológicas del paciente (miedo, angustia...). Se caracteriza por mala respuesta a los analgésicos habituales.

c) Según su localización:
-El dolor somático se produce por la estimulación de los denominados nociceptores somáticos. Se caracteriza por ser un dolor que el paciente localiza con precisión.
-El dolor visceral es una variedad de dolor profundo, que se produce por la estimulación de los nociceptores viscerales. Este dolor se caracteriza por localizarse mal e irradiarse de forma difusa, a veces distante de la zona original afectada.

d) Según el curso:
-Dolor continuo, que es aquel que no desaparece con el tiempo.
-El dolor irruptivo es la exacerbación del dolor de forma súbita y transitoria y de corta duración que aparece sobre la base de un dolor persistente estable. Se caracteriza por ser de elevada intensidad y de rápida instauración.
Existe a su vez 3 tipos de dolor irruptivo:

-Dolor irruptivo incidental: Es el que se relaciona con un factor causal conocido y previsible (por ejemplo dolor que aparece con la tos en pacientes con cáncer de pulmón, con la ingesta en pacientes con cánceres de esófago, al proceder a la limpieza de heridas y escaras...). Por lo tanto, como se sabe la causa que lo produce, se puede prevenir su aparición administrando medicación analgésica previamente a su aparición.
-Dolor irruptivo idiopático o espontáneo: es aquel que aparece de forma imprevisible.
-Dolor irruptivo por fallo de final de dosis: Se debe a una infradosificación del analgésico de base. Es aquel que aparece antes de la teórica siguiente dosis de analgésico.

e) Según su intensidad:
-Leve: si el paciente puede realizar las actividades habituales
-Moderado: Si interfiere con las actividades habituales del paciente.
-Grave: si interfiere en el descanso del paciente.

Tratamiento:

El tratamiento del dolor oncológico se basa en tratamiento analgésico basándose en la escalera analgésica de la Organización Mundial de la Salud (OMS) (Figura 26.2).

Además, el tratamiento de la propia enfermedad oncológica con quimioterapia, hormonoterapia, tratamientos dirigidos, etc.. puede producir alivio del dolor en muchos pacientes.

Otros tratamientos utilizados para el control del dolor son la radioterapia antiálgica, el ácido zolendrónico e isótopos radioactivos (estroncio) para las metástasis óseas.

Consejos para los pacientes
-Consulte a su médico si presenta dolor. Existen diversos fármacos de distinta potencia analgésica y distintas vías de administración (oral, sublingual, subcutánea, intranasal...) que pueden ayudarle en gran medida en el control del dolor.
-Tome el tratamiento pautado por su médico tal y cómo se lo ha indicado. En muchas ocasiones su médico le pautara un tratamiento de base y un tratamiento de rescate por si aparece el denominado dolor irruptivo.
-En la mayoría de las ocasiones hará falta revisar el tratamiento con su médico por ineficacia de éste, exceso de efectos secundarios... consulta a su médico hasta que consiga un buen control del dolor.
-Los denominados fármacos opioides, pueden tener al igual que ocurre con otros fármacos, efectos secundarios. Su médico le pautará una medicación para prevernir la aparición de dichos efectos secundarios (que sobre todo son el estreñimiento y los vómitos) junto con los opioides.
-En determinados tipos de dolor, pueden ser eficaces terapias como la relajación.

H.U. PUERTA DE HIERRO MAJADAHONDA - Calle Manuel de Falla, 1 - 28222 Majadahonda - contacto@oncologiapuertadehierro.com
911916000



s5 logo



logo-huph